ENVIOS A TODO EL PAIS

 


Usos de mi BRANN®

Tu nuevo producto de hierro fundido esmaltado BRANN® te puede durar toda la vida si recibe el uso y cuidado adecuado.
Aquí presentamos las instrucciones para transformarlo de un simple producto a una tradición familiar.

Uso:

  • Se recomiendan cocciones a fuego bajo y medio, permiten los mejores resultados en la mayoría de las preparaciones.
  • El hierro fundido debe precalentarse a baja temperatura durante 3 a 4 minutos sin la tapa, ya que si se expande más rápidamente que el esmalte, podría sufrir daños.
  • El hierro fundido es muy eficiente y retendrá la temperatura por largos períodos en comparación a otros materiales, por lo que mantendrá sus alimentos calientes por un mayor tiempo.
  • Los productos BRANN®, son pesados por lo que deben tomarse con firmeza y utilizarse con cuidado evitando dejarlos caer para no saltar su esmalte y sin arrastrarlos por cubiertas de piedra ya que podrían rayarse.
  • Siempre tome los productos BRANN® con protección para sus manos dado que la transmisión de calor del hierro fundido es alta, las manillas tomarán temperatura y se corre riesgo de quemaduras.
  • No ponga sus productos sobre superficies sin protección, debe utilizar siempre una base para ollas.
  • Los productos de hierro fundido BRANN® pueden ser usados en horno convencional hasta 200°C
  • Nunca calentar en exceso cuando el producto está vacío o dejar alimentos hervir hasta secarse.
  • Utilice siempre utensilios de madera, teflón o plástico resistente a temperatura para revolver y sacar sus alimentos de los productos BRANN® con la finalidad de conservar su esmalte intacto a lo largo de los años.
  • Utilizar un quemador acorde al tamaño del producto ayudará a evitar pérdidas de calor y evitará que las manillas se calienten en exceso.
  • Revise regularmente la firmeza de la manilla de la tapa para mayor seguridad.
  • No apto para microondas
  • Si su producto es una plancha bífera BRANN®, coloque la plancha sobre 2 quemadores de su cocina y permita que se caliente de modo uniforme.

 
▲ volver al menú

 

 

 


Lavado de mi BRANN®


Lavar los productos de Hierro Fundido a mano:

  1. Deja que los utensillos se enfrien antes de lavarlos. Si sumerges un producto de hierro fundido BRANN® en agua fria, se podran agrietar y el esmalte se podra dañar. Antes de limpiar tu BRANN® asegurate de que se enfrien completamente.
  2. Llena la olla con agua tibia y con jabon para platos.  Deja correr agua caliente sobre el jabon hasta que se forme espuma. Mezcla la solución y deja remojando de 10 a 15 minutos.
  3. Lava las ollas con una esponja. Limpia tu BRANN® de hierro fundido con una esponja sueve. No uses esponjas de viruta o las lanas de acero.Con eso puedes rayar el esmalte. Enjuaga con agua caliente.
  4. Seca tu BRANN® con un paño de algodon seco. Usa un paño de algodon, una servilleta de papel, o un paño de microfibra para secar hasta absorber toda la humedad y el jabon se haya eliminado.

 
▲ volver al menú

 

 

 


Como sacar manchas de mi BRANN®

 

  1. Hierve agua con bicarbonato de sodio en los productos de hierro fundido. Usa una cuchara para medir y poner dos cucharas de bicarbonato de sodio y agregar en e agua que vas a hervir. Usa una cuchara de madera para mezclar el polvo con el agua. Una vez que hayas terminado, vacía los productos de hierro fundido, enjuaga y secalos con un paño.
  2. Mezcla una cuchara de bicarbonato de sodio con agua hasta que se forme una pasta. Vierte una cuchara de bicarbonato de sodio en un recipiente y agrega agua fria de forma lenta y mézclala hasta que se forma una pasta que tenga la consistencia similar a la pasta de dientes.
  3. Coloca la pasta sobre las áreas que se hayan quemado. Extiende una capa uniforme de la pasta que hayan creado sobre las superficies internas o externas de tu BRANN®. Podrás hacer esto con tus manos o un paño de papel.
  4. Deja que la pasta se asiente durante la noche. La pasta comenzará a absorber algunas manchas de las quemaduras.
  5. Rocía las zonas donde haya quemaduras con vinagre blanco. Al día siguiente, llena un rociador con vinagre blanco, y utilízalo para ablandar la pasta de bicarbonato de sodio que se haya endurecido.
  6. Raspa y limpia la pasta de bicarbonato de sodio que se hayan endurecido. Toma un cepillo de dientes viejo y sumergelo en la pasta que hayas creado. Limpia con movimientos circulares sobre las partes quemadas, hasta que se hayan eliminado por completo. Enjuaga con agua fría y secalos con un paño de algodón. Si las manchas que las quemaduras no se han eliminado, repite los pasos hasta que empiezan a aclararse.

 
▲ volver al menú